POR TENER MIEDO A MI DISCAPACIDAD ME QUEDE SIN FORMAR UNA FAMILIA.

Me llamo Raquel, soy una persona próxima a cumplir sus 50 años  ,que leo mucho las historias publicadas en este blog y hasta hoy ninguna se parece a la mía. Soy la cuarta de mis seis hermanos .Era una niña normal hasta que a los dos años padecí una parálisis que me dejó secuelas como la de renguear de una pierna y tener ciertas dificultades en un brazo. Mi familia me ha hecho hacer montones de trabamientos y logre progresar pero nunca fui una niña, ni una chica normal que saltaba a la soga o jugaba a la rayuela, ni una jovencita que bailaba en las fiestas. Siempre permanecía escuchando música o conversando en todo tipo de eventos. .Hice terapia durante mi adolescencia y luego deje. Nací perfeccionista y detallista y no me  perdonaba a mi misma encontrarme así. A los 17 años conocí a un muchacho que vino al barrio y del cual me enamoré, él me correspondía porque me enviaba flores,me  invitaba a salir y demás , yo con todo el temor que tenia al ridículo lo rechazaba. Fui creciendo y tenia invitaciones de jóvenes de mi edad y yo no las aceptaba. A los 22 años conocí a quien seria el gran amor de mi vida , desde que nos conocimos nos enamoramos mutuamente salimos muchas veces  llegó a ser mi novio y comenzamos a comprar todo para casarnos , pero a medida que la fecha de la boda se aproximaba mi miedo era mas terrible y fue tal el temor a fracasar en el amor que yo tenia que., a pocos días de casarnos renuncie a todo y deje  el pueblo donde vivía para marcharme a otra ciudad y tratar de olvidar. Juan Pablo mi novio de aquellos años me busco por todas partes y viví escondiéndome. Sufrí horrores pensando que él se desilusionaría con el tiempo., que me compararia con otras chicas sanas, que me tendría pena y por eso tal vez, por eso  no me abandonaria. Mi cabeza era un torbellino de miedos , inseguridades, angustias Pasé años de soledad y tristeza y ya cerca de los 40 volví a encontrar un buen amor , un hombre cariñoso y sensible a quien decía no importarle nada de mis discapacidades y que solo quería vivir feliz conmigo, a él también lo rechacé . Mi cabeza continuaba como poseida por   pensamientos tristes y negativos con respecto al futuro junto a él. Pasamos noches inolvidables donde nos sentimos que eramos el uno para el otro y también deje de verlo por miedo. por los mismos temores, por las mismas inseguridades, por vergüenza a que algún día me lo reprochara, por temor a que se fuera de mi lado y me abandonara.
Ahora ya cerca de los 50 años estoy sola , ya no tengo la posibilidad de ser madre , ni siquiera eso puedo ofrecerle a un hombre ,un hijo, ya siento que el tren paso demasiadas veces por mi vida y que yo lo deje pasar por miedo. Por terror, por complejos, traumas, falta de autestima , de confianza en mi misma, por miedo al que dirán , a que se burlen ,. a sufrir etc ...etc.... y ahora estoy sola mirando pasar la vida de otros. Mirando por la ventana como los hijos de mi vecina suben a la trafic que los lleva al colegio y comprando golosinas para mis sobrinos  o a veces me paro a mirar a los chicos besarse en plena calle. Para mi no hubo nada y me siento culpable por haber sido yo misma la que arruine mi destino. Gracias a quien me lee y me comprende. Raquel-
PULSA AQUI →

No hay comentarios:

Ingresa tu correo electronico: