MASCOTAS Y ANOREXIA : ENLACE INSÓLITO (HISTORIA REAL)

Soy Diana y mi propósito es alertar a algunos padres o familiares ,sobre todo de incipientes adolescentes sobre una estrategia nueva que tienen para que nadie se dé cuenta de que padecen anorexia.Tengo una hija de catorce años que desde hacia un tiempo rechazaba los alimentos, a todo lo que yo cocinaba le encontraba fallas, que estaba demasiado crudo, o que tenia demasiada sal y cosas por el estilo. Además desmenuzaba los alimentos y los separaba, comía muy lentamente. Notamos además de esto que bajaba de peso.Mi esposo y yo e inclusive su abuela que vive en casa le insistíamos con el tema de la alimentación.Ella se enojaba cuando tocábamos el tema, pero lo que nos llamó la atención es que un día, nos comenzó a pedir que le regaláramos una mascota. Dijo que le haría compañía, que le gustaba mucho y que siempre quizo tener una.Sorprendidos ya que nunca antes lo había mencionado se la compramos. Eligió un perro de raza mediana y nos pidió que se lo dejásemos tener dentro de la casa, mas específicamente en su dormitorio. Es nuestra única hija y la consentimos en todo. Pensamos que estaría pasando por una de las típicas etapas de los adolescentes y no hicimos caso a esto. Ella seguía adelgazando. Una mañana le llevé el desayuno bien suculento para mimarla un poco y le pregunté que si tenia algún problema con algún chico o algo así ,o que era lo que le ocurría. Me dio un beso y me dijo que estaba bien.Al ratito me volví a su habitación para informarle que tenia clase de idiomas y encuentro la bandeja en el piso y al perro comiéndose todo el desayuno, mientras ella de espaldas a este, trataba de dormitar. Allí me marche del cuarto y ella no lo notó. Con mi esposo comenzamos a vigilar su comportamiento y supimos que nos pidió a la mascota para alimentarla con su comida y así ella no la consumía.Cuando la llevamos al médico nos dijo que padecía anorexia. Allí comenzó de inmediato su tratamiento y nuestro peregrinar por psicólogos, psiquiatras, nutricionistas, clínicos y demás profesionales. Actualmente está recuperandose muy bien, pero nos llevó mucha dedicación a nosotros, su familia y a todos los profesionales que la atienden. Ya recuperó tres kilos, y su psiquis está mejor. Tenía una obsesión tremenda de ser obesa y ella siempre fue delgada.Son estructuras de personalidad, la psicóloga nos dijo que suele darse en adolescentes muy responsables, estrictas con ellas mismas. En cuanto a la nutricionista le ha dado un plan alimentario de acuerdo a sus gustos y necesidades. El perro lo conservamos, gracias a él nos dimos cuenta de lo que pasaba con nuestra hija, porque omití decir que en una oportunidad el perrito salió de la habitación de ella con una medialuna y luego volvió por más y allí decidí entonces llevarle el desayuno a la habitación porque mi intuición me decía que algo estaba pasando. Alerta padres, nosotros la tomamos a tiempo, aunque estaba débil y flacucha, no dormía bien y se atrasaban sus menstruaciones. En casos mas severos no les viene el período, tienen fatiga, mareos, piel seca, caída de cabello, excesivo desgaste de los dientes.
etc. Espero esto sea útil a alguien.Vigilen de cerca la alimentación de sus hijos sean estos adolescentes o mas pequeños y pidan ayuda a los profesionales si tienen dudas acerca de su comportamiento.
PULSA AQUI →

No hay comentarios:

Ingresa tu correo electronico: