GATA INTUITIVA

Una mañana ,salgo al balcón a sacudir el polvo de las frazadas y veo en un árbol de enfrente de mi casa a una gata negra.Me llamo la atención ,el hecho de que me miraba fijo y de un modo muy
especial.Permanecio por largo rato trepada al árbol sin dejar de mirarme.M e impresiono eso y me dejo inquieta,no se porque. Luego la gata bajo del árbol y desapareció. Cuando almorzamos hice un comentario a mi familia sobre esa larga mirada insistente del animal, aun yo no sabia que era una gata hembra.Paso el día, no la volví a ver. A la mañana siguiente, mi hijo me llama,sentía
un gemido.Para nuestro asombro en el balcón de la habitación había un hermoso gatito negro bebe. Era una belleza, todo el pelaje largo negro y con ojos muy celestes. Toda mi numerosa familia estaba alborotada al verlo,Le brindamos los primeros cuidados y nuestra incógnita era de que como había aparecido allí. Lo dejamos en ese lugar para saber que ocurriría,si la gata seria su
madre y vendría por el. Así sucedió la gata apareció,lo amamanto y luego se fue.Pensamos en ponerlo dentro de la habitación ,pero las ventanas estaban cerradas y la gata no entraría,era bastante salvaje, no quería contacto humano. Ella siguió viniendo a alimentarlo y se iba, cuando lo hacia me miraba a mi ,de un modo especial. Mi familia me decía que la gata intuía que yo era madre y por eso lo trajo a casa y me miraba solo a mi, de esa manera. El gatito creció, le pusimos de nombre "preto",que en portugués quiere decir negro y fue el mimado de la casa. Un día la gata dejo de venir, nos preocupamos y la buscamos y no aparecio Preto ya se alimentaba solo, pero yo queria también a la gata. Luego de como dos meses apareció, jugueteo con Preto y se
fue de nuevo,La veíamos andar por los techos, a veces comía del plato de Preto, pero siempre
con desconfianza y si alguno de nosotros nos acercábamos ella se iba,no había forma de hacerle un mimo ,ni de acercarnos a ella,mostraba las uñas y se encolerizaba. Después pasaron varios meses así, hasta que desapareció totalmente y nunca mas la vimos.Preto fue el regalo que nos dejo en el balcón y como diciendo que se lo cuidáramos.Era arisca, salvaje ,pero tenia su instinto de buena madre y me hubiera gustado conservarla al lado del pequeño Preto. SUSANA.-
PULSA AQUI →

No hay comentarios:

Ingresa tu correo electronico: