CELOS PATOLÓGICOS Y OCULTOS ( HISTORIA REAL)

Mi hermana Beatriz, casada con tres hijos pequeños,un dia mientras realizaba las tareas de la casa descubrió escondido un sobre blanco en cuyo frente estaba escrita la frase:" abrir sólo cuando muera" y en el reverso del mismo estaba la firma y nombre y apellido completos de su marido. En ese momento se le derrumbó el mundo, sintió una angustia indescriptible y desesperada lo abrió.Leyò y releyó lo que allí decia sin poder creerlo.Era la letra manuscrita de su marido y en esa carta confesaba que éra portador del H.I.V. que desde hacia tiempo padecía la enfermedad y que no lo habia dado a conocer a la familia , para que esta no sufriera.Mi hermana desesperada atinó a llamar al médico, solicitando un turno ya que pensó que ella también tendría la enfermedad. Un sin fin de pensamientos terribles la acosaron, pensó en sus hijitos , si sus padres estaban enfermos quien se ocuparía de ellos...etc etc.Cuando su marido llegó del trabajo, tragó sus lágrimas y no le dijo nada.A partir de ese momento se desvivíva atendiéndolo, mimándolo y brindándole lo mejor de ella.Siempre fue una excelente esposa, pero en esas circunstancias redobló sus esfuerzos por atenderlo.Me contaba que al mirarlo se le partía el corazón de pena.Beatriz concurrió a su médico, le contó lo sucedido y se hizo todos los estudios y análisis pertinentes. El médico la tranquilizó un poco diciéndole que los tratamientos de hoy dia contra el virus son muy eficaces y demás. Mi hermana recordaba que lo que leyó en la carta era que su marido estaba enfermo desde hacía mucho tiempo atrás y no sabía si se estaría tratando , ella no lo veía tomar ninguna medicación. Cuando nos comentó esto a mi y a nuestros padres le sugerimos que hablara con el médico que lo atendía a él. Pero claro Jorge, mi cuñado es del tipo de hombres que nunca iba al médico.Al final llegaron luego de pasado un tiempo los estudios y analisis finales que aseguraban que Beatriz estaba totalmente sana,todo salió negativo. Fue entonces al médico que hacia ya cerca de cuatro años había atendido a su marido por un chequeo y para su sorpresa descubrió que Jorge, su esposo había estado con el médico hacia un año y que gozaba de perfecta salud. El médico le leyó la última parte de la historia clínica donde su chequeo ,con análisis de sangre, orina y demás daban normales.Sólo estaba medianamente alto el colesterol. La fecha era de hacia exactamente trece meses a la fecha de que descubrió la carta. Recuerdo que ese día Beatriz vino a verme llorando, pero esta vez de bronca, impotencia, angustia.No entendía nada, pensó que él le había sido infiel y que temía haber contraído la enfermedad, pensó mil cosas.Porque su marido se habia hecho también los análisis de H.I.V. que estaban perfectos, dijo el doctor. La acompañé a su casa y cuando él llegó,me fui a la habitación con los niños. El al rato se marchó y cuando mi hermana salió del cuarto estaba muy mal. Llamé al médico y luego a mi familia para que me ayudaran con ella y los niños.Por fin logré que me pudiera hablar y allí me enteré de que el había escrito esa carta para que todos se enteraran de que él padecía esa supuesta enfermedad y de esa forma se aseguraba de que ningún hombre se acercaría a mi hermana por sexo,ni por otra razón. Me exasperó su ignorancia, su locura y me dolió todo lo que le hizo pasar a Beatriz, quien estuvo muchas noches sin poder conciliar el sueño, pensando mil posibilidades, las dudas, la incertidumbre,los miedos,el dolor que le hizo padecer todo ese tiempo y lo peor aún que mi hermana está bajo tratamiento psicológico y psiquiaátrico, tomándo pastillas,porque fue´un shock para ella saber que el hombre bueno, callado, tierno,con quien compartían tantas cosas, al que amaba profundamente y con quien se llevaba tan bien, fuera capaz de una cosa semejante.Sufrió y sufre mucho el estar separada de él, pero al mismo tiempo se pregunta como se puede vivir con un hombre que actúa de esa forma. Se replanteó otras actitudes de él,que antes no le había prestado atención y llegó a la conclusión de que está enfermo de los celos y según los especialistas no son celos manifiestos sino ocultos, que son peores.Por otra parte he hablado con él y se muestra como si lo que hizo fuese normal y no entiende el porqué mi hermana se enojó tanto. Parece no sufrir y aceptar las cosas así, es una continúa ambivalencia, por un lado hace estas cosas y por otro ahora se muestra indiferente a lo sucedido con respecto a la separación. Pensamos que como mi hermana ahora no sale y está medicada, de que eso le da una cierta tranquilidad, de que no va a perderla, veremos que sucede cuando Beatriz se recupere totalmente y haga su vida normal, con sus hijos y sin él. Leticia.
PULSA AQUI →

No hay comentarios:

Ingresa tu correo electronico: