LOS MOSQUITOS ELIGEN A SUS VÍCTIMAS HUMANAS,NO POR LA SANGRE DULCE. EL DIÓXIDO DE CARBONO DE LA RESPIRACIÓN LOS ATRAE.

Un reciente estudio publicado por la revista "Nature"dio a conocer que los mosquitos eligen a sus víctimas en función de la cantidad de dióxido de carbono ( CO2) que emiten al respirar y no, como afirma la creencia popular, por la dulzura de la sangre.
Cada día un ser humano produce aproximadamente un kilogramo de CO2, explicó Juan Rueda de la Asociación Española de Entomología y experto en el control biológico de los mosquitos.
Estos insectos detectan una corriente con pulsaciones de CO2, de la que deducen que detrás hay sangre fresca para chupar.
El dióxido de carbono emitido al respirar es mayor en los adultos que en los niños y su cantidad varía en función de la dieta y ejercicio físico que se sigan.
Por otro lado, apuntó Rueda, las altas temperaturas y las abundantes lluvias favorecen la aparición de focos de mosquitos. La vida media de una hembra de mosquito, que es la que pica, va de 50 a 60 días y con cada lluvia" el ciclo vital se reinicia".
Según este profesor de la Universidad de Valencia, sin vigilancia ni control de focos, los mosquitos son " compañía obligada durante el verano". De ahí la importancia de hacer un trabajo efectivo en los focos de larvas, porque" todo lo que sea luchar contra adultos voladores supone muchos esfuerzos económicos y de personal".
En cuanto a la existencia o no de una creciente resistencia de estos animales a los repelentes, Rueda indicó que estos se cambian periódicamente para evitar ese efecto.
Por ello "es primordial el control de los focos de mosquitos en su face de larva, para no tener que enfrentarse a los efectos de resistencia de los productos químicos en los mosquitos adultos"
Entre las medidas mas sencillas para luchar contra ellos, se encuentran, en primer lugar, evitar los encharcamientos de agua en las zonas urbanas ( baldes, maceteros, fuentes ornamentales,piscinas) para que no puedan criar. Además usar mosquiteros.-
En el medio natural, se pueden transformar ciertas zonas de inundación temporal en permanentes e introducir peces autóctonos que son sus depredadores naturales. Cuando esto no sea posible, se actúa con un control biológico sobre los focos. Los productos biológicos son totalmente inocuos para los demás seres vivos y se utilizan bacterias que producen una toxina que destruye el tubo digestivo de las larvas de los mosquitos.Ana María Páz Valente de Tevar 
PULSA AQUI →

No hay comentarios:

Ingresa tu correo electronico: