LOS PRIMEROS ALIMENTOS SÓLIDOS DEL BEBE EN DIFERENTES ETAPAS DEL CRECIMIENTO ( GUIA DE ALIMENTACIÓN)

Entre los cuatro y seis meses de vida se inicia la introducción de alimentos "semisólidos" en la dieta para completar la lactancia, que seria lo ideal continuar hasta los dos años.
La introducción de alimentos "semisólidos" tiene, en un principio la finalidad de familiziar al bebé progresivamente con diferentes texturas y sabores. Por ello es muy importante incorporar los alimentos de a uno., así podrá apreciarlos por separado y manifestar sus gustos y tolerancias.
En general el bebé tiene una tendencia innata a preferir los sabores dulces y rechazar los amargos. También suele mostrar desagrado cada vez que recibe un nuevo alimento. No obstante, gradualmente y ante sucesivas degustaciones, suele aceptarlos.En este proceso de aprendizaje las expresiones de disgusto o preferencia de sus padres ejercerán gran influencia.
LOS DISTINTOS ALIMENTOS SE INCLUYEN GENERALMENTE DE ESTA MANERA:
A los 5 o 6 meses : puré de frutas ( banana y manzana), luego puré amarillo (zapallo y zanahoria) y después de papa.
De los 6 ó 7 meses: Se agregan los cereales cocidos, mezclados con leche o caldo.
Después de los  7 meses : Se suman el hígado y pollo mezclados con vegetales cocidos en forma de puré o sólidos. Puede incluirse poco  queso.
A los 8 meses : Se agregan las pastas y se comienza con el huevo y las legumbres bien cocidas, preferentemente en puré.
A partir de los 12 meses :En forma progresiva, se incorpora al niño a la alimentación de la familia.
ALIMENTOS QUE NO DEBEN FALTAR:
Lácteos.
Carnes blancas y rojas magras.
Huevos.
Hortalizas y frutas preferentemente una porción cruda al día.
Cereales y legumbres.
Líquidos no calóricos.
CONVIENE MODERAR:
El consumo de sal y azúcar
El consumo de golosinas, dulces y comidas rápidas ( hamburguesas, papas fritas, manteca, quesos, mayonesa, entre otros.)
DESPUÉS DEL PRIMER AÑO ? 
Si bien a partir del año los niños están en condiciones de incorporarse en forma progresiva a la alimentación familiar, es necesario contemplar sus necesidades nutricionales para garantizar el adecuado crecimiento.
Mientras dure esta etapa de desarrollo y formación de nuevos tejidos, es importante cuidar especialmente el aporte de calorias, proteínas, vitaminas, y minerales, en especial de hierro, calcio y vitamina "A"
Además es el momento ideal para crear buenos hábitos, entre ellos la realización de cuatro comidas principales: desayuno, almuerzo, merienda y cena, ya que durante la escolaridad, aquellos niños que saltean el desayuno o el almuerzo se sienten cansados y disminuyen su rendimiento escolar.
También es importante que eviten el "picoteo" entre comidas., el exceso de preparaciones muy saladas, golosinas y bebidas azucaradas. Estas dos últimas propician la aparición de caries dentales, quitan el apetito en niños delgados y producen sobrepeso en otros con tendencia hereditaria.
Aporte extraído de artículo escrito por la nutricionista Lincenciada J. L.Rinon. 
PULSA AQUI →

No hay comentarios:

Ingresa tu correo electronico: